Renueva Grynspan mandato en secretaría general iberoamericana

Guerra comercial EEUU-China pasa factura a Latinoamérica

La batalla arancelaria que mantienen Estados Unidos y China ha provocado que los flujos comerciales continúen alterándose. sobre todo en Latinoamérica con peores resultados y es difícil construir un escenario de inversión positivo para cualquiera de ellos para este final de año.

Stéphane Monier, director de Inversiones de Lombard Odier, dijo según una nota publicada en Economiahoy que la guerra comercial ha tenido un profundo impacto en la región y explica gran parte de los riesgos económicos externos.

Expuso que no existe una solución común para todos los países de la región, pues cada uno tiene problemas diferentes para este final de año.

En México, por ejemplo, añade la publicación, la caída de la producción del petróleo ha convertido al país en un importador neto de crudo y, en junio, Fitch rebajó la calificación crediticia de Pemex a "basura".

Mientras que Moody's puso a la compañía en una perspectiva negativa. 

Por su parte, la lista de males de Argentina incluye la alta inflación, la deuda denominada en moneda extranjera, la importante cuenta externa y el déficit presupuestario. Argentina entró en recesión el año pasado y ahora se está tambaleando por tercera vez desde el año 2000. 

La incertidumbre política se ha sumado a las tensiones por un paquete impopular del FMI, diseñado para ayudar al país a hacer frente al servicio de la deuda pública, que asciende al 80 por ciento del PIB, y cuatro quintas partes de la cual está en moneda extranjera, principalmente en dólares estadounidenses.

Para el caso de Brasil, la mayor economía de la región y la octava más grande del mundo, sufre de un bajo crecimiento de la productividad y del envejecimiento de la población. 

"A primera vista, la recuperación económica de Brasil parece estar en sus primeras etapas, con una gran capacidad, una cuenta corriente casi equilibrada y una inflación que se ha reducido a la mitad desde 2016".

En Chile, la semana pasada el Banco Central redujo las tasas de interés y su pronóstico de crecimiento económico para reflejar la cambiante demanda comercial y la creciente inflación. El crecimiento económico probablemente alcanzó su punto máximo el año pasado y la dependencia del país de la deuda en moneda extranjera en el sector no financiero se encuentra entre las más altas de las economías emergentes.

Chile produce casi un tercio del cobre del mundo, lo que representa hasta una sexta parte del PIB del país, y los precios podrían caer en promedio alrededor del 9% este año, en comparación con 2018, según el Banco Central.

En su caso, Colombia es vulnerable a los choques externos, debido a su alta dependencia del petróleo y trabaja para reducir su déficit en cuenta corriente. Políticamente, el país está dividido por la paz con las FARC rebeldes y se enfrenta a la afluencia de refugiados de la vecina Venezuela.

Please publish modules in offcanvas position.