Breves Económicas del Mundo / 20 de septiembre de 2019

Breves Económicas del Mundo / 19 de julio de 2019

Por: Duglas Balbín Vásquez

Enviado especial, ASAMBLEA DEL BID

Guayaquil, Ecuador 

Latinoamérica: problemas viejos y nuevos Concluidas las reuniones anuales de las asambleas de gobernadores del BID y BID Invest, el presidente del grupo, Luis Alberto Moreno Mejía, compartió sus puntos de vista sobre asuntos de interés regional, nacional y local.

¿Qué piensa sobre lo que será la tercera década para América Latina y Caribe? Muchas de las razones por las cuales fue creado el Banco hace 60 años, continúan, como los problemas de pobreza, los déficits de infraestructura, de acceso a agua y saneamiento; y también los nuevos que han salido, como los migratorios y los avances tecnológicos.

Creo que el otro gran tema que tenemos por delante en la región es algo en lo que he insistido y es la productividad, porque vivimos en un hemisferio que ha dejado de crecer a los ritmos que debería; y los que más crecen (Colombia, Perú y Chile) lo hacen al 3% y eso no es suficiente; tendríamos que crecer muchísimo más rápido para atender tantas necesidades que tienen nuestros países y volvernos polos de atracción de inversión mucho mayor.

Ese es, diría yo, el reto mayor: cómo crecemos más; y cómo ese crecimiento se traduce en prosperidad porque el crecimiento que solo beneficia a unos pocos es el que profundiza las distancias sociales, que es lo que alimenta el populismo y la idea de que uno puede hacer rutas más cortas que terminan siendo más caras.

¿Cómo está la capacidad del Banco para apoyar a los países en eso que Usted dice hará falta en la próxima década? Yo creo que eso debe ser con diferentes tipos de instrumentos: por ejemplo, con los llamados bonos de impacto social; como lo hicimos en Colombia con el Sena, donde creamos un bono de impacto social, que se paga con base en el número de personas que se capacitan; y si se cumplen las metas, la institución no lo tiene que pagar. Detrás están países como Suiza.

Para países o personas que tienen dinero y quieren acelerar por ejemplo el cumplimiento de las metas del milenio, este tipo de bonos se vuelve algo muy interesante. Y también crear instrumentos financieros que con los países socios ayuden a descarbonizar la matriz energética en los diferentes países de la región, es otra cosa que estamos haciendo. HidroItuango generó susto en el BID El BID ha sido aliado para el desarrollo del mayor proyecto hidroeléctrico del país.

Por ello, Moreno Mejía respondió lo que ha pasado a raíz de los problemas en la construcción desde abril de 2018. “Ese ha sido un proyecto al que le hemos dedicado enorme cantidad de tiempo; le apostamos duro no solo con recursos propios, sino también de socios; y le invertimos algo más de US$1.100m, de los cuales el BID puso algo menos de US$300m. Somos el acreedor que lideró la operación y que ha estado en contacto permanente con todos los acreedores; tanto así que durante la crisis teníamos casi todas las semanas teleconferencias con ellos para informar sobre lo que estaba pasando. Lo que hay que recoger, más allá de casos fortuitos -y sé que hay cantidad de investigaciones- es que EPM es y sigue siendo una de las grandes compañías de servicios públicos que tiene la región.

Con los años que hemos trabajado con EPM, por ejemplo para la planta de tratamiento de aguas (Ptar Bello) que era el sueño de los antioqueños de tener el río limpio -y Bogotá lleva no sé cuántos años para hacer lo mismo- y mire que Medellín ya tiene planta para tener un rio que sea parte esencial de la ciudad. Hubo sustos; hubo momentos en queee… yo en algún momento pensé en que se tenía que desmontar la presa y, le cuento algo: en un momento dado trabajamos en un grupo muy pequeño del Banco, mirando las experiencias en otras partes del mundo, sabiendo que no era una conversación para tener con las autoridades de EPM, pero sí para pensarlo nosotros, cuando tocara hablar de eso.

Gracias a Dios no pasó. ¿Qué va a pasar? No hay duda que habrá sobrecostos, pero diría que el mayor es la demora en la entrada en funcionamiento, toda vez que eso afecta las finanzas especialmente de la Gobernación de Antioquia que contaba con unos recursos para invertir en otras áreas del departamento que tanto lo necesita; y por supuesto también las de EPM.

Y al país, pues no en vano es el 20% de la capacidad energética. En resumen, seguimos comprometidos con el proyecto, tenemos enorme admiración por la capacidad técnica y administrativa de EPM y hemos tenido un permanente diálogo con todas las autoridades, muy fluido y muy cordial”.

Please publish modules in offcanvas position.