Análisis Macroeconómico: ¿Puede afectar Turquía a México?

El Fiscal Corporativo / Diferencias entre indemnización y gratificación

Diferencia  entre indemnización y gratificación

Dr. Miguel Ángel Santillana Solana.

Una de las finalidades del derecho laboral es buscar  la estabilidad en el empleo, por lo que la legislación   protege  al trabajador para que no pueda ser removido  de su puesto  por una decisión arbitraria del patrón.

En virtud de ello, el numeral 47  de la Ley Federal del Trabajo (LFT) prevé las causas justificadas por las cuales  el patrón puede separar  al subordinado de su centro de labores, así como el procedimiento  que debe seguir   para ello,   por lo que, si los motivos que no encuadran  en las hipótesis previstas  por dicho  precepto   la terminación será injustificada.

En este último supuesto, el patrón le estaría causando un perjuicio  al trabajador, pues este  y su familia no tendrán un sustento económico, por ello los artículos 123, apartado A, fracción XXII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos  y 48 de la LFT prevén que aquel está obligado a indemnizarlo con el importe de tres meses de salario.

La Real Academia Española señala indemnizar es cuando se resarce un daño o perjuicio generalmente  mediante   una compensación económica; en el derecho común se contempla  que el que obre ilícitamente o en contra de buenas costumbres o cause daño a otro está obligado a repararlo, salvo   que sea culpa de la víctima (art. 1910, Código Civil Federal).

Además el Diccionario Jurídico Mexicano, editado  por la UNAM, define a esta figura como el pago extraordinario  que se realiza al trabajador en calidad  de reparación económica  por un daño sufrido; asimismo es considerada como una compensación por la falta de retribución monetaria  cuando sobreviene una separación injusta.

De esto se interpreta que la indemnización tiene una naturaleza  de reparación por el daño causado al trabajador, en este caso, la conclusión del vínculo de trabajo, que va a mermar sus finanzas; por eso el monto dado al subordinado no es una prestación o retribución por los servicios, porque no está vinculado con el trabajo que presta el diariamente.

En este tenor, algunos especialistas consideran  que la indemnización pagada al trabajador  encuadra  en lo previsto  en la fracción VI del artículo 28 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, como una indemnización por daños y perjuicios  originada   por culpa imputable al contribuyente y en consecuencia en un gasto totalmente deducible.

Por otra parte, cuando el trabajador renuncia voluntariamente, se da una causal de la terminación de la relación laboral por lo que el patrón únicamente está obligado a entregarle a aquel finiquito  de sus prestaciones, esto es: partes proporcionales de vacaciones, prima vacacional, aguinaldo y otros pagos generados por el trabajador durante el tiempo que laboró y que no han sido cubiertos al momento de la separación (arts. 79,80 y 87, LFT).

Además se cubrirá la prima de antigüedad siempre y cuando el trabajador sea de planta que al separarse de su empleo hubiese cumplido cuando menos 15 años de servicio al momento de su retiro (ART. 162, LFT).

En ocasiones, por gratitud, el patrón  decide entregarle al colaborador, como gratificación, determinado monto de sus salarios, pero este concepto  no tiene efectos  indemnizatorios, pues se considera que el vínculo laboral  concluyó   por voluntad de las partes, además  que en este supuesto el patrón no tiene obligación de conceder indemnización alguna al no tener responsabilidad  en la ruptura   de la relación laboral.

Por lo que la circunstancia  de que se hubiese entregado  al trabajador una gratificación  como reconocimiento  a sus servicios, no puede dársele la connotación de indemnización.

Esto  se confirma con la jurisprudencia de rubro: GRATIFICACIÓN  POR TERMINACIÓN DE LA RELACIÓN LABORAL POR MUTUO CONSENTIMIENTO. AL NO TENER   EL PATRÓN RESPONSABILIDAD NI ESTAR OBLIGADO A PAGAR  INDEMNIZACIÓN ALGUNA,  LA ACCIÓN DE PAGO DE DIFERENCIAS EJERCITADA POR EL TRABAJADOR POR ESE CONCEPTO ES IMPROCEDENTE, visible  en la Gaceta  del Semanario Judicial  de la Federación, Décima Época, Libro XX, Tomo 2, p.1283, Materia laboral, Tesis I.6º.T.J/5 (10ª.),Jurisprudencia, Registro 2,003,577, de mayo de 2013.

En este supuesto, la gratificación  otorgada estaría gravada  para el trabajador  y no sería deducible para el empleador, al no tratarse de un gasto estrictamente    indispensable, pues el empleador la paga sin que sea  obligatorio.

 

Fuente:

Revista IDC

Número 421, Julio 2018

Asesor Contabilidad-Fiscal Pág.10

Please publish modules in offcanvas position.