Canacintra Puebla demanda a la CRE claridad en tarifas electricas PDF Imprimir E-mail
Sectores Económicos
Escrito por Redacción Urbeconómica   
Miércoles, 11 de Abril de 2018 09:12

Canacintra Puebla se pronunció porqué se oficialicen los criterios y se transparente la metodología de tarifas electicas, pues tan sólo en marzo pasado las mismas se incrementaron entre seis y 14 por ciento en sus precios, no obstante la inflación de ese mes no fue mayor al 0.32 por ciento.

 

El vicepresidente del Comité de Energía de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Puebla, Victor Trejo Jiménez, explicó que desde diciembre del 2017 se reestructuraron las tarifas eléctricas a nivel nacional y en enero del 2018 el sector industrial reportó disparos importantes en media tensión con afectaciones a pequeñas y medianas empresas, con incrementos del 30 hasta el 400 por ciento.

En ese contexto, durante febrero y marzo se desarrollaron encuentros con la Comisión Reguladora de energía, encargada de fijar las tarifas, así como Comisión Federal de Electricidad que aplica dichas tarifas, lográndose rediseñar el concepto de distribución pues se cobraba el pico más alto de energía consumido en 12 meses.

Otro acuerdo entre la industria y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) fue que 60 por ciento de la tarifa eléctrica se calcularía con la tarifa previa a noviembre 2017 y el 40 por ciento restante con la nueva tecnología, teniendo la CRE tiempo suficiente para mejorar el esquema metodológico y la aplicación de energía eléctrica.

No obstante en marzo del 2018 se volvió a dar un aumento en tarifas eléctricas no solamente para pymes, sino grandes industrias, sin suficiente transparencia, pues la tarifa eléctrica de ese mes se publicó hasta la Semana Santa, a fines de mes, cuando se había pactado que se hiciera en los primeros días del mes.

Los industriales piden que se brinde certeza en torno al comportamiento de tarifas eléctricas y su impacto, pues los aumentos de marzo en adelante oscilan entre 10 y 14 por ciento en grandes empresas y del seis al ocho por ciento en pymes.