Salud / Diabetes: México inicia 2018 con exceso de equipaje PDF Imprimir E-mail
Nuestros Columnistas
Escrito por Redacción Urbeconómica   

La obesidad y el sobrepeso en México crecen a tasas muy elevadas en el país y los responsables no han sido solo los compromisos sociales y familiares de fin de año. Esta incidencia creció desde 1994, año en el que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y en el que cadenas de comida rápida ganaron terreno en el país como una opción con alto contenido calórico y grasas.

 

Dentro de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ostenta la tasa más alta de sobrepeso y obesidad en mayores de 15 años. El organismo destaca que como consecuencia al crecimiento de este problema, México reporta la incidencia más alta de diabetes con 15.8% de la población adulta. De acuerdo con el Registro Nacional de Diabetes este año subió a 335 mil el número de nuevos pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2, la primera causa de muerte en el país.

Para la Secretaría de Salud (SS) las altas tasas de obesidad son uno de los principales problemas de salud pública en México, pues reduce drásticamente la calidad y esperanza de vida en el país al constituir un factor de riesgo para muchas enfermedades crónicas.

De acuerdo al doctor Raul Rosenthal, cirujano bariátrico y director del Instituto Bariátrico y Metabólico de Cleveland Clinic Florida, aproximadamente el 50% de los diabéticos de tipo 2 son obesos y la mejor opción para manejar esta enfermedad es con un tratamiento multidisciplinario. Esto incluye la ayuda de endocrinólogos, enfermeras de diabetes, nutricionistas, bariatras, así como especialistas de otras ramas.

“El primer paso en el tratamiento consiste en las modificaciones del estilo de vida, dieta y ejercicio. Cuando la pérdida de peso no se logra mediante estos esfuerzos entonces se inicia la medicación. La primera línea de tratamiento son los medicamentos orales, la terapia con insulina generalmente se agrega más tarde, a menos que el paciente tenga muchos síntomas y los niveles de glucosa en la sangre sean débilmente controlados con medicación oral”, señaló el especialista de Cleveland Clinic Florida.

Rosenthal comentó sobre un reciente estudio de Cleveland Clinic el cual mostró que la combinación entre la cirugía bariátrica (procedimientos quirúrgicos para tratar la obesidad) y la medicación son más efectivos en mejorar los niveles de azúcar en los pacientes diabéticos, que solo con medicamentos.

En ese sentido, Cleveland Clinic Florida ha creado el Instituto Bariátrico y Metabólico, un programa de pérdida de peso quirúrgico todo incluido que combina las habilidades clínicas y el apoyo al paciente, brindando un tratamiento completo.

“Nuestros cirujanos están altamente capacitados en cirugía bariátrica y metabólica mínimamente invasiva, utilizando pequeñas técnicas de incisión siempre que sea posible. Esto reduce el riesgo de complicaciones y generalmente da como resultado una recuperación más rápida, con menos dolor e incomodidad que una cirugía tradicional”, finalizó el especialista.