Estudiantes UDLAP logran premio de arquitectura de paisaje PDF Imprimir E-mail
Mipymes
Escrito por Redacción Urbeconómica   

Los estudiantes de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), Miguel Ordaz y Alfonso Bravo obtuvieron el primer lugar en el concurso “El paisaje como herramienta del cambio”, convocado por la Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México A.C., la Universidad Autónoma de San Luis Potosí,  Autónoma Metropolitana y la UNAM.

 

El tema del congreso fue el paisaje como herramienta para el cambio, exploró la potencia de la arquitectura del paisaje para transformar radicalmente y de forma multidimensional el hábitat humano contribuyendo al bienestar, al desarrollo social, a la conservación de la cultura y al equilibrio ecológico.

El objetivo del congreso fue compartir ideas, discutir soluciones y visibilizar acciones, intervenciones y trabajos de investigación que irrumpen procesos de forma creativa e innovadora para lograr transformar el hábitat: paisajes disruptivos.

Miguel Ordaz y Alfonso Bravo que estudian la Licenciatura en Arquitectura en la Universidad de las Américas Puebla, participaron en el concurso de estudiantes del X Congreso Nacional de Arquitectura del Paisaje, con el proyecto: El espacio público como amalgama de fragmentos, dentro de la categoría 2, Espacio verde público.

El proyecto surgió en la clase de Espacio Público y Entorno y se desarrolla dentro de una plaza ubicado en Bogotá, con diferencias sociales, física.

“Nuestra idea fue unir la naturaleza de cada fragmento para que dentro de este espacio público todos se sintieran parte, pero que no dejaran de sentirse las diferencias también”, explicó Miguel Ordaz quien cursa actualmente el quinto semestre de la Licenciatura en Arquitectura en la UDLAP.

La propuesta surge a partir de los contrastes físicos, históricos y sociales de La Candelaria, que dan forma a fragmentos con identidades propias. El concepto de espacio público como envolvente de fragmentos, que delimite y permita la coexistencia de los sectores y cada una de sus identidades, busca expresar la naturaleza fragmentada del lugar, así como surgir como una nueva entidad que sirva de elemento unificador de los sectores de La Candelaria y su gente.

“El proyecto retoma valores de la memoria del lugar para dar identidad, trae vegetación nativa de la región a la ciudad para reforestar la zona, es un espacio con accesibilidad universal, está conectado con el resto de la ciudad para no ser excluyente y es un lugar que funciona y se adapta a la vida social del centro de Bogotá” detalló Miguel Ordaz.