Sismos exigen ajustes al presupuesto 2018, pero hay confianza en la economía: Meade PDF Imprimir E-mail
Mercados
Escrito por Redacción Urbeconómica / Agencias   

Los sismos de septiembre exigen ajustes al Paquete Económico 2018 para mitigar efectos negativos en la economía y responder ante la presencia de desastres naturales, sin que esto implique un riesgo fiscal. En el escenario internacional prevalece la confianza en México y en su economía, afirmó el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña.

 

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados por la Glosa del Quinto Informe y Presupuesto 2018, aseguró que la arquitectura fiscal "responsable" de las finanzas públicas y los mecanismos probados de administración de riesgos, permitirán mitigar los efectos de los sismos y responder ante la presencia de desastres naturales.

"No será la primera vez que el análisis del Paquete Económico exija ajustes para complementar esos mecanismos con recursos presupuestales. Lo hemos hecho desde (los huracanes) Wilma y Stan, pasando por Jimena y Alex, Ingrid y Manuel, y hoy lo vemos necesario frente a las contingencias del mes de septiembre", dijo frente a diputados.

Afirmó que el Proyecto de Presupuesto 2018 es un paquete responsable, diseñado para dar certeza y estabilidad a los mexicanos, "y es una propuesta que habrá de permitir a esta administración entregar finanzas públicas sanas, sostenibles, estables y transparentes".

Consideró que la SHCP junto con el Congreso de la Unión darán certeza a los mexicanos que fueron afectados por los desastres naturales durante el análisis y discusión del Presupuesto 2018.

Meade expuso que al cierre de 2017 se logrará, por primera vez desde 2008, un superávit primario, meta que se alcanzará aún sin incluir el Remanente de Operación del Banco de México.

Dijo que México es visto como un país y una economía digna de confianza y así se aprecia en la moneda,  con lo que rechazó que la economía esté decreciendo, pues acumula 30 trimestres de crecimiento positivo; “teníamos más de dos décadas de no ver evolución de nuestro crecimiento económico como el que estamos viendo ahora”.

Reconoció que “no es el crecimiento que nos gustaría o necesitamos”, pero el resultado positivo se explica por la aprobación al inicio de esta administración de las reformas estructurales.