Estímulos fiscales y subsidios no son ingreso para efecto del Impuesto Sobre la Renta PDF Imprimir E-mail
Mipymes
Escrito por Redacción Urbeconómica   

La Procuraduría Federal de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) señaló que no deben considerarse como ingresos acumulables para efectos del Impuesto sobre la Renta u otros efectos fiscales por parte del SAT los subsidios o estímulos que reciben los contribuyentes por parte del Estado.

 

La Unidad de Consulta Especializada de la Prodecon determinó que “los subsidios o estímulos que otorga el Estado en términos de los artículos 25 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, son una ayuda de carácter predominantemente económico, que tienen como finalidad apoyar las actividades de orden prioritario para la economía y la creación de industrias de utilidad nacional”.

Por ende, refirió, no deben considerarse como ingresos acumulables para efectos del Impuesto sobre la Renta.

No obstante, también se estimó que los gastos inherentes al proyecto financiado con dichos subsidios, no deben calificarse como partidas deducibles, ya que esas erogaciones se hacen con recursos proporcionados a través de los diferentes organismos e instituciones públicas para el cumplimiento de un fin específico.

En ese contexto, cabe mencionar que en reciente sentencia, la Prodecon logra consenso entre las partes sobre el tratamiento fiscal del estímulo recibido por el Contribuyente durante el año auditado.

En su oficio de observaciones, la autoridad revisora, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), consideró como ingreso acumulable omitido del Contribuyente diversas cantidades de dinero que fueron depositados en su cuenta bancaria.

Por su parte, en su solicitud de Acuerdo Conclusivo, el pagador de impuestos sostuvo que los recursos observados correspondían a un estímulo fiscal y que, por tanto, no podían considerarse como ingresos acumulables omitidos.

Sobre este punto, la Revisora precisó que el Contribuyente había aplicado los recursos económicos del estímulo en la compra de activos fijos, los cuales había venido depreciando a lo largo del tiempo, por lo que en consecuencia, tales recursos sí calificaban como ingresos acumulables no obstante que tuvieran su origen en un estímulo fiscal.

Así, durante el procedimiento de Acuerdo Conclusivo, Prodecon propuso una posible solución al diferendo de las partes, consistente en que el Contribuyente presentara declaraciones complementarias en las cuales reversara la depreciación de los activos fijos a cambio de que la Autoridad Revisora dejara de considerar el importe del estímulo fiscal como ingreso acumulable.